ALQUILERES REPRESENTAN 21% DEL INGRESO DE LOS HOGARES

Según un informe del Instituto Nacional de Estadística divulgado este lunes, en el último trimestre de 2015 apreció un peso creciente del precio del alquiler en los ingresos del hogar. Mientras que diez años atrás, en enero de 2006, el precio del alquiler representaba el 18% del ingreso del hogar, el guarismo trepó al 21% en diciembre del año pasado.

De acuerdo con este trabajo, los alquileres más altos se pagaron en Punta Gorda ($ 20.519), Punta Carretas ($ 16.280) y Malvín ($ 15.306), y los contratos más accesibles se registraron en los barrios La Paloma y Tomkinson (7.137), Manga ($ 7.458) y Jardines del Hipódromo ($ 7.676), teniendo en cuenta valores de contratos vigentes.

El INE explica que el estudio del mercado de alquileres está basado en el análisis de registros administrativos sobre vivienda proporcionados por el Servicio de Garantía de Alquileres de la Contaduría General de la Nación y de la Asociación Nacional de Afiliados (ANDA). Ambas garantías cubren el 34% de los contratos de arrendamiento de casa habitación del total del mercado de alquileres.

Mercado de compraventa de vivienda

En cuanto a las compraventas registradas en octubre-diciembre, el índice del precio medio del metro cuadrado aumentó 2,98% en pesos y 1,86% en dólares, en comparación con el trimestre anterior.

En tanto, el índice de cantidades creció 10,76% en relación al trimestre anterior y 20,56% en comparación con el trimestre octubre-diciembre de 2014.

Fuente: http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?306341,5

Precio promedio de la hectárea en Uruguay quebró tendencia al alza en 2015.

Fernando Rincón, integrante de la Dirección de Información y Estadísticas Agropecuarias (DIEA) dijo que el precio promedio de la hectárea en Uruguay quebró tendencia al alza por primera vez desde el 2002. “En los últimos tres años se ha visto que el aumento del precio de la hectárea era menor, del 5% y 6%. De 2006 a 2010 los aumentos eran del 25% al 30%”, remarcó.

Esta disminución del valor de la hectárea en 2015 está “atado”, principalmente, a los precios de los commodities y otras eventualidades. “En 2008 la soja valía US$ 600 la tonelada y el año pasado costaba entre US$ 300 y US$ 330. Con una rentabilidad menor la seducción de los campos ha disminuido”, destacó.

En el año 2015 se realizaron 1.245 operaciones de ventas de tierras, número similar al 2014, pero la mitad de negocios concretados en el año 2013 con un aproximado de 2.500 operaciones. “Ha costado más vender campos; era un síntoma del 2014 y fue una confirmación del año 2015”, afirmó. En los años picos, en 2008 aproximado, se concretaron más de 3.000 compras-ventas anuales.

En lo que refiere a superficies, el 2015 cerró con 176 mil hectáreas vendidas, en 2014 el número de hectáreas negociadas fue similar y en 2013 superó las 300 mil hectáreas.

Tal explicó Rincón, en los últimos cinco o seis años se buscaban tierras a escala, tanto para agricultura como ganadería. “Los campos grandes de 1.000 y 2.000 hectáreas valían igual o más caros que los chicos. Hasta ese momento los campos chicos y de mayor producción eran los más costosos”, señaló. Sin embargo, el año pasado los campos chicos volvieron a marcar tendencia en las operaciones. El 75% de las ventas fueron en tierras de menos de 100 hectáreas y con un valor superior a los US$ 4.000 por hectárea”, indicó.

A modo de referencias, los campos de mejor promedio son los ubicados en los departamentos de Soriano y Colonia que rondan los US$ 7.000 por hect. Puntualmente se realizaron 88 operaciones a un promedio de 60 hectáreas cada una a US$ 12.000.

Para los campos agrícolas ganaderos, y de acuerdo a la distancias con pueblos y puertos, los precios están en el entorno de las US$ 5.000 y US$ 6.000. Los precios para campos ganaderos rondan los US$ 3.500, más cerca del promedio, y las tierras para forestación se aproximan a los US$ 3.000 por hectárea.

Fuente:rurales.elpais.com.uy

Precios de los alquileres por encima del equilibrio.

Un informe sobre la demanda de alquileres en Montevideo sostiene que los valores de los arrendamientos aumentaron a un ritmo mayor que el nivel general de precios y también de los salarios reales en una década.

El informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (Ceeic) indicó que desde fines de 2004 las variaciones interanuales del precio medio del alquiler han sido sistemáticamente positivas, incluso en términos reales (es decir, deflactados por el Índice de Precios del Consumo —IPC—). El trabajo añade que al tomar el periodo comprendido entre 2005 y 2014 la variación interanual promedio del precio del alquiler es de 5% real.

Por eso, señala que “este último valor indica que los precios de los alquileres en Montevideo han aumentado a un mayor ritmo que el nivel general de precios. Además, han crecido ligeramente por encima de los salarios reales que lo hicieron 4,3%”.

Añadió que el incremento se vio acompañado (aunque más intermitentemente y en menor magnitud) por incrementos en la demanda, es decir en la cantidad de hogares inquilinos montevideanos.

El Ceeic expresó que desde mediados de 2009 ha habido un apartamiento relativamente duradero respecto al equilibrio de largo plazo. Explicó que el importante aumento de los precios reales de alquileres, por encima de la evolución de los salarios, conjuntamente con la intermitencia en la variación de la cantidad de hogares que alquilan “invita a pensar que gran parte de los desvíos se deben a que la fijación de los precios de alquiler se encuentra por encima del que indicaría la evolución de las otras variables vinculadas al equilibrio en el largo plazo”.

El documento agregó que a partir de las estimaciones realizadas “es posible suponer que los precios de alquileres (en términos reales) se encuentren por encima del nivel de equilibrio de largo plazo”. En ese escenario entonces, y de acuerdo a los resultados de la estimación, en el mediano plazo “recomponer el equilibrio para un nivel salarial dado (exógeno) requiere una baja de precios o una caída en la cantidad de hogares que alquilan, aunque el segundo fenómeno sería más intenso”, dijo. A su vez, señaló que ese aumento en el nivel de vacantes impulsaría reducciones adicionales en el nivel de precios, de manera de asegurar la convergencia de ambas variables hacia niveles de equilibrio en el largo plazo.

En otro pasaje, el informe expresa que el mercado de alquileres parece presentar mayores rigideces en el ajuste directo vía precios respecto al proceso de ajustes a través del número de hogares que alquilan.

Además, destacó que a diferencia de lo que ocurre en el largo plazo (donde las variaciones podrían asignarse a cambios en la oferta habitacional), en el ajuste de corto plazo el nivel de alquileres afecta positivamente los precios pudiendo inferirse que en el corto plazo es la demanda la que opera (dado que la oferta es rígida).

“Es decir, la disminución de alquileres en el corto plazo (que al considerar el stock de viviendas fijo puede interpretarse como aumentos en la tasa de vacante) repercute en la caída de los precios, de donde se infiere la importancia de la tasa de vacantes como mecanismo de ajuste hacia el equilibrio en el mercado de alquileres”, indicó.

Por otra parte, tomando datos de la Encuesta Continua de Hogares de 2014 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística señaló que a nivel nacional la mayoría de los hogares no son inquilinos. Allí, un 19% de los hogares uruguayos declaró ser inquilino en 2014, es decir cerca de uno de cada cinco hogares.

Por el contrario, más de la mitad de las familias —un 59%— manifestó ser propietaria de su vivienda. De ellas, un 85% ya la han pagado y 15% aún se encontraba pagándola. Por su parte, un 22% declaró ser ocupante (en su amplia mayoría con permiso de un particular).

Municipios B y CH con más cantidad de alquileres.
El documento informó que en Montevideo el Municipio B (que comprende Cordón, Parque Rodó, Palermo, Barrio Sur, Ciudad Vieja, Centro, parte de La Aguada, La Comercial y Tres Cruces) es que el tiene mayor cantidad de hogares alquilados, con un 22,5% del total de los arrendamientos. En segundo lugar en importancia absoluta se ubicó el Municipio CH (Tres Cruces, La Blanqueada, Parque Batlle, Villa Dolores, Buceo, Pocitos y Punta Carretas) con un 17,5%, según el estudio.

Fuente:www.elpais.com.uy